updated 12:28 PM CEST, Sep 27, 2016

La vida secreta del Celacanto

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

pez celacanto

El celacanto fue admirado una vez por ser un fósil viviente

Ha sido publicado por Hans Fricke un estudio de más de 20 años del celacanto

Hans Fricke no es un nombre famoso. Su voz nunca fue grabada en un éxito pop, ni en una lista de los diez primeros corredores de todos los tiempos, ni tampoco se ha visto presentando un desfile de moda en Milán. Pero sus aportaciones a la sociedad son mayores.

Dr. Hans Fricke

Fricke ha pasado más de 40 años acumulando y buscando a una de los más raros peces de la Tierra, el celacanto. Desde 1986, ha hecho más de 400 inmersiones en sumergibles para descubrir la vida secreta de este misterioso pez. En sus últimos años sesenta, cuando la mayoría se retira, Hans Fricke estaba utilizando un vehículo operado a distancia para estudiar la mayor acumulación de celacantos de Gran Comores, una pequeña isla intercalada entre la costa africana y el extremo noroeste de Madagascar. A la edad de 70 años, Hans revela en una publicación científica reciente sus lecciones de 25 años de buceo con esta criatura del mar y esquiva reliquia. Sabríamos considerablemente poco sobre el celacanto sin Fricke.

Tres años antes de que naciese Hans, un arrastrero de pesca en aguas de Sudáfrica capturó un pez irreconocible para el capitán y la tripulación. El pez se enseño a Marjorie Courtney-Latimer, una conservadora en el South African East London Museum. Ella concluyó que, después de rebuscar en muchos libros, el pez se parecía a los especímenes prehistóricos sólo conocidos en los océanos existentes hace entre 60-100 millones de años.

Marjorie Courtney-Latimer, con el celacanto disecado

Courtney-Latimer envió un esbozo y una descripción por escrito al profesor J.L.B. Smith, profesor de química local obsesionado por los peces africanos. La historia toma un giro muy conocido en la que Smith finalmente envía de nuevo un cable a Courtney-Latimer "IMPORTANTE PRESERVAR ESQUELETO Y ESCAMAS = HAY QUE DESCRIBIR AL PEZ", después de que ella tenía el pescado disecado. Luego hubo que esperar 13 años para que Smith pudiese ver otro ejemplar. A pesar de ello el celacanto fue descrito científicamente en 1939 como Latimeria chalumnae, apellido de Marjorie y el sitio donde se capturó la muestra, frente a la desembocadura del río Chalumna.

Años más tarde, sabemos que la muestra procedía probablemente de las aguas de las Islas Comores y es probable que se acercase a Sudáfrica por la fuerte corriente de Mozambique. Pescadores locales de Comores habían cogido celacantos durante algún tiempo, echándolos al mar de nuevo a causa de mal sabor de los peces debido a la alta urea y concentraciones de petróleo. Los pescadores se refieren a ellos como gombessa o taboo. Desde estas mismas islas, Hans Fricke ha trabajado para arrojar luz sobre este taboo de las oscuras profundidades.

Los celacantos de las Islas Comores son los más conocidos. Aunque el celacanto puede estar más distribuido, otros avistamientos en Sri Lanka, la India, Seychelles y América del Sur son meras anécdotas. Recientemente, tres celacantos se filmaron cerca de cuevas submarinas frente a Sudáfrica, ampliando el hábitat del celacanto a lo largo de la costa africana.

Pero hay más de un tipo de celacanto. En 1999, a una nueva especie de celacanto se le dio el nombre de Latimeria menadoensis. A 10.000 kilómetros de la población de las Comores, el celacanto indonesio es genética y morfológicamente distinto.

mapa de las islas Comores
mapa de las islas Comores - localizacion

Por las poblaciones de Comores, sabemos que los adultos prefieren las zonas topográficamente complejas. A diferencia de Osama Bin Laden, los celacantos en realidad se pueden encontrar en cuevas. Los celacantos son nadadores nocturnos, evitando salir durante el día. Ellos rara vez se aventuran lejos de su casa, dentro de una serie de cuevas, y dentro de esta zona de origen pueden residir en múltiples cuevas. Existe un "conocimiento local" de las cuevas preferidas. Muchas cuevas adecuadas en la zona de origen están a menudo habitadas.

Fricke y otros han determinado que el celacanto es un pez de registros. La ingesta diaria de alimentos y las demandas metabólicas de este pez son las más bajas de entre todos los vertebrados. La formación y el desarrollo del embrión del celacanto se extiende por tres años, el más largo de cualquier vertebrado. Al nacer, los juveniles ya miden 35 centímetros de longitud.

pez celacanto (Latimeria chalumnae)

Hasta la fecha, sólo se conocen ocho ejemplares juveniles. En los 21 años de estudio de las poblaciones de las Comores nunca fueron vistos no juveniles o subadultos. Dónde van los juveniles y lo que hacen es desconocido. Las observaciones del equipo de Fricke se limitan por completo a los adultos, a menudo más de un metro de longitud. Como adulto, el celacanto hembra es mucho mayor que su contraparte masculino. Los machos miden 1,2-1,3 metros de largo mientras que las hembras alcanzan una longitud de 1,6 a 1,8 metros. Los cuerpos de las hembras son también más amplios y más profundos que los machos.

Durante la posible vida útil de un celacanto, llegando a más de un siglo, hay poco riesgo de mortalidad. De hecho, los celacantos poseen una de las más bajas tasas de muerte natural que cualquier vertebrado. Que se conozca no hay depredadores naturales del celacanto. El único depredador real del celacanto son los pescadores locales. Ellos capturan accidentalmente celacantos con anzuelo y palangre durante su pesca nocturna del mero. Pero el número anual de celacantos capturados es de un escaso cuatro en la población de Comores, aunque la pesca de Tanzania puede alcanzar hasta 13 por año. El reclutamiento en la población de nuevos celacantos es muy baja, pero suficiente para que coincida con el de los que mueren y que la población no se desvanezca.

pez celacanto (Latimeria chalumnae) preparado para conservación

La excepción a las tasas de que la mortalidad suele ser baja se observó en 1994. En este año el número en la población de las Comores se redujo un 32%. En este mismo año, Fricke también tomó nota de que la temperatura de las aguas profundas fue la más alta que había medido. Debido a sus demandas respiratorias y metabólicas, los celacantos deben evitar el agua caliente.

El celacanto fue admirado una vez por ser un fósil viviente. Un término que utilizamos para las especies vivas que parecen ser las mismas que las especies que sólo se conocen a partir de fósiles y sin parientes que vivan en la actualidad. Este pez de aletas lobuladas es el recordatorio de momentos en que un ancestro con branquias y una aleta lobulada similar, fue un paso en la evolución del caminar de los tetrápodos. En efecto, una vez se pensó que el celacanto caminó a lo largo del fondo del mar con sus aletas lobuladas. Pero las observaciones detalladas de Fricke han demostrado que tiene una historia mucho más interesante. Fricke observa que los peces nadan en realidad a través de la columna de agua (Ver vídeo), pero moviendo sus aletas en un patrón alternativo similar a la de un animal de cuatro patas.

Tal vez el misterio y tabú de celacanto reside en que el pez es una rareza en los océanos modernos y una reliquia del pasado. Enigmático es la palabra de Hans utiliza en su publicación. Aunque el trabajo de Hans ha ido muy lejos para descubrir la vida secreta del celacanto, está sigue siendo no menos desconcertante y curiosa.

pez celacanto (Latimeria chalumnae) disecado

La historia anterior se reproduce (con adaptaciones personales) del original de Dr.M en Deep Sea News

Publicación: La biología de la población del celacanto vivo estudiado más de 21 años (Fricke, H., Hissmann, K., Froese, R., Schauer, J., Plante, R., & Fricke, S. (2011). The population biology of the living coelacanth studied over 21 years Marine Biology DOI: 10.1007/s00227-011-1667-x)