updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Peces loro gigantes de arrecife luchan a cabezazos como los carneros

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
pez loro jorobado gigante (Bolbometopon muricatum)

El violento 'topetazo' tiene un sonido tan fuerte que los investigadores pensaron que eran arponazos

Científicos que buceaban en el Pacífico Norte se vieron sorprendidos cuando escucharon misteriosos ruidos, como de fusiles de pesca submarinos al ser disparados. Los ruidos de sacudidas resultaron ser cabezazos nunca antes vistos (u oídos) de combates entre algunos de los más grandes peces de los arrecifes de coral, los llamados peces loro.

Al estudiar algunos grupos de pez loro gigante jorobado (Bolbometopon muricatum), que puede alcanzar los 4 pies (1,3 metros) de largo y 100 libras (46 kg) de peso, los investigadores fueron capaces de documentar el violento comportamiento con vídeo e imágenes.

protuberancia de pez loro jorobado gigante (Bolbometopon muricatum)El pez loro jorobado de arrecife se denomina así por su frente con bulbo, a la que se suman sus excéntricos labios carnosos y rostros de amarillentos a rosados.

"Para nosotros sonaba como si alguien estuviera disparando un fusil fuera de cerca de nuestros oídos. Después que vimos el comportamiento, dijimos en broma que los jorobados se daban cabezazos como el carnero cimarrón", dijo el investigador del estudio Roldán Muñoz, del National Marine Fisheries Service, Beaufort Laboratory, en Carolina del Norte. "Nos quedamos impactados cuando fuimos testigos de esta conducta".

En el verano de 2011, durante unas 100 horas de buceo e inmersiones, los investigadores fueron testigos de varios casos de rituales de cabezazo en el atolón de Wake. Un pez loro macho nadaba de frente hacia otro hasta que se golpeaban cabeza contra cabeza, un choque que es incluso doloroso de ver. Inmediatamente después del choque frontal, los peces loro se ponen a nadar rápidamente en un semicírculo, tratando de morderse uno al otro la espalda y el costado.



"Después del ritual, los peces nadaron separados en direcciones opuestas y luego volvieron de nuevo frente a frente para iniciar de nuevo las colisiones", escriben los investigadores esta semana en la revista de acceso abierto PLoS ONE.

Las observaciones de los ruidosos rituales revelaron que la mayoría ocurrió en días y en lugares de desove.

banco de peces loro jorobados gigantes (Bolbometopon muricatum)

Por lo tanto, los investigadores sospechan que la selección sexual puede explicar la aparición de la cresta osificada, llamada protuberancia, en lo alto de la cabeza del pez loro macho, junto con el comportamiento de embestir.

lucha a cabezazos del pez loro jorobado gigante

"Creemos que los machos de jorobado se dan el cabezazo para establecer su dominio y el acceso al territorio preferido y lo utiliza para anunciar a las hembras que los machos están disponibles para el apareamiento", dijo Muñoz. De hecho, en los videos de las violentas luchas el macho que gana la pelea se cierne embistiendo en un lugar en particular, manteniendo su lugar en la columna de agua a la espera de las hembras.

"Nunca nadie ha oído hablar de cualquier especie de peces marinos cabezazos hasta ahora", dijo Muñoz.

peces loro jorobados gigantes (Bolbometopon muricatum)

Pero, ¿cómo ha podido pasar desapercibido durante tanto tiempo un comportamiento tan bullicioso?

Los investigadores tienen algunas ideas al respecto. Puesto que el comportamiento es el resultado de la competencia entre los machos para el acceso al apareamiento, es probable que se produzca sólo en poblaciones de alta densidad de peces. Muchas de las poblaciones se han reducido y por lo tanto sería poco probable que sigan este comportamiento.

¿El lugar perfecto para las luchas de cabezazos? La Gran Barrera de Coral, la cual tiene las poblaciones más saludables de jorobado a lo largo de sus arrecifes exteriores.

"Pero uno tendría que estar en el arrecife temprano en la mañana, específicamente tratando de observar el comportamiento reproductivo, con el fin de tener la oportunidad de observar los cabezazos - y esto no es poca cosa, dada la distancia a la costa de los arrecifes exteriores", dijo Muñoz.

atolón Wake"En el atolón de Wake, el arrecife está muy cerca de la costa, por lo fuimos capaces de ponernos fácilmente en el lugar correcto en el momento adecuado. Pero estábamos absolutamente sorprendidos".

Los investigadores planean regresar al atolón de Wake para aprender más acerca de los comportamientos de apareamiento de la población del jorobado.

Artículo científico: Extraordinary Aggressive Behavior from the Giant Coral Reef Fish, Bolbometopon muricatum, in a Remote Marine Reserve

Crédito imágenes: PLoS ONE - Creative Commons Attribution License
1) National Marine Fisheries Service, Beaufort Laboratory, National Oceanic and Atmospheric Administration, Beaufort, North Carolina, United States of America, 2) Center for Marine Biodiversity and Conservation, Scripps Institution of Oceanography, La Jolla, California, United States of America, 3) Mariculture Hawaii LLC, Ashland, Oregon, United States of America