updated 12:27 AM CET, Dec 9, 2016

Microbios descongelados podrían controlar el clima

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tundra Alaska

El permafrost que se derrite libera gran cantidad de metano

El derretimiento del permafrost puede liberar también grandes cantidades de óxido nitroso - gas de la risa

A medida que se derrita el permafrost del Ártico en las próximas décadas, muchos microorganismos congelados se descongelaran y empezarán un festín con el suelo. Los primeros ya han comenzado a despertar - y las primeras señales son que tendrán un gran impacto en el cambio climático de la Tierra.

A medida que el permafrost ártico se derrite, puede derivarse de ello que el calentamiento global esté fuera de control, porque se escapará a la atmósfera la enorme cantidad de carbono orgánico que contiene el permafrost.

Para saber cómo los microorganismos del permafrost responden a un deshielo, Janet Jansson del Lawrence Berkeley National Laboratory en Berkeley, California, y sus colegas recolectaron tres muestras de suelos de permafrost en Alaska central. En el laboratorio, se descongelaron las muestras de cada núcleo y se las mantuvo a 5°C. Durante los dos primeros días, el hielo que se derretía liberó gran cantidad de metano que habían quedado atrapado cuando se formó, pero la tasa se redujo rápidamente.

permafrost en AlaskaEso es porque los microorganismos del suelo descongelado, y aunque algunos comenzaron a hacer que subiesen las emisiones de metano, otros lo consumen y convierten en dióxido de carbono en su lugar. "Es una respuesta muy rápida", dice Jansson. Su equipo tomó muestras de ADN del permafrost, ya caliente, lo que les permite realizar un seguimiento del cambio de la población microbiana.

Muchos estudios han examinado los gases que escapan por el deshielo del permafrost, pero se sabía muy poco sobre cómo los microbios de dentro influyen en el proceso, dice Torben Christensen de la Universidad de Lund en Suecia. El ecosistema de permafrost está casi totalmente inexplorado. "La mayoría de los microorganismos en el permafrost, nunca han sido cultivados, y más del 90 por ciento no han sido identificados", dijo Jansson.

Microbios helados

El metano es un gas de efecto invernadero más fuerte que el CO2, aunque no se queda siempre en la atmósfera. Jansson dice que un aumento de CO2 sigue siendo una mala noticia, pero preferible al del metano.

Desde hace tiempo se sabe que microorganismos comiendo metano pondrían trabajar en el deshielo del permafrost, dice Christensen. "Al menos el 50 por ciento de la producción bruta de metano se oxida". En otras palabras, se consume.

La pregunta es, ¿los comedores de metano serán capaces de consumir la mayor parte del gas una vez que comience a derretirse masivamente el permafrost? Christensen dijo que dependerá de lo que ocurra con el nivel freático. Capas más altas del agua significan más metano y menos microorganismos que comen, mientras bajos niveles freáticos significan lo contrario.

balance el carbono en el permafrost

No es cosa de risa

Y como complemento a nuestras preocupaciones hay indicios de que el derretimiento del permafrost puede liberar grandes cantidades de óxido nitroso - gas de la risa - que es un gas de efecto invernadero aún más potente que el metano y daña la capa de ozono de la atmósfera.

En las muestras de permafrost descongelado el equipo no vió aumento en los niveles de microbios que producen óxido nitroso reductasa, una enzima que convierte el óxido nitroso en nitrógeno inofensivo. Sin este empuje, el óxido nitroso puede escapar.

Christensen ha puesto en marcha un sistema de monitoreo para rastrear las emisiones de gases de efecto invernadero por el deshielo del permafrost, para el seguimiento de óxido nitroso, así como el CO2 y el metano. "Puede ser importante", dice.

Artículo científico: Metagenomic analysis of a permafrost microbial community reveals a rapid response to thaw

Enlaces: Lawrence Berkeley National Laboratory | Lund University