'> '>

Esta lapa puede estar evolucionando para evitar a los humanos

lapas 'opihi

Al otro lado del archipiélago hawaiano, las 'opihi parecen volverse más planas y oscuras para evadir nuestro alcance

Los gastrónomos codician las "'opihi" (Cellana exarata): sabrosas lapas nativas de Hawái. Sin embargo, recogerlas de la superficie de las rocas de lava aplastadas por las olas donde se adhieren es tan peligroso que los indígenas hawaianos tienen un dicho al respecto: "he iʻa make ka ‘opihi"; el ‘opihi es un pez de la muerte.

Los hawaianos han corrido ese riesgo durante un milenio, recolectando ‘opihi como alimento y convirtiendo sus conchas en joyas y afiladas herramientas. Y, como sugiere una nueva investigación, esa larga historia de recolección parece tener un efecto distintivo en la "evolución de la ‘opihi: se está volviendo aún más difícil de arrancar de la costa". Desafortunadamente, sus adaptaciones a prueba de humanos pueden hacerlas más vulnerables al cambio climático.

En las islas de Hawái, las conchas de ‘opihi varían de planas a altas y de claras a oscuras. Ashley Hamilton, bióloga de la Universidad Texas A&M-Corpus Christi y autora principal del estudio, cree que el gusto de la gente por las ‘opihi está detrás de donde aparecen sus variados colores y formas.

Hamilton y sus colegas especularon inicialmente que "las ‘opihi con caparazones más livianos y más altos tendrían una ventaja en el cálido sol de Hawái porque serían mejores para reflejar la luz del sol y disipar el calor". En cambio, después de recolectar 402 ‘opihi de todo el archipiélago y medir sus formas y colores, los investigadores encontraron que las lapas planas y oscuras dominan en las principales islas hawaianas. Estas 'opihi, creen los científicos, se camuflan mejor contra las rocas de lava y son más difíciles de arrancar.

Esto apunta a una compensación evolutiva, dice Hamilton: en las seis islas principales de Hawái, la presión sobre las 'opihi para evitar a los hambrientos humanos puede haber sido mayor que la presión para mantenerse frescas.

Otro apoyo a esa interpretación es el hecho de que a más de 1.000 kilómetros de distancia, en las deshabitadas islas del noroeste de Hawái, "las ‘opihi son predominantemente ligeras y altas". Impulsadas por la influencia humana, dice Hamilton, estos dos tipos de ‘opihi pueden estar en proceso de convertirse en especies diferentes.

lapa 'opihi"Aquí existe una relación íntima entre los hawaianos que dependen de las 'opihi para alimentarse y las 'opihi que viven con su nuevo depredador principal: los humanos", dice Chris Bird, biólogo de la Universidad Texas A&M en Corpus Christi y coautor del estudio. "Por lo general, esta historia termina en extinción. Pero aquí terminó potencialmente en la formación de una nueva especie".

La caza y la pesca se han relacionado antes con cambios evolutivos en animales salvajes, como los cuernos cada vez más pequeños de los carneros trofeo y los tamaños corporales cada vez menores de los peces sobreexplotados. Pero Andrew Hendry, un biólogo evolutivo de la Universidad McGill en Quebec que no participó en la investigación, dice que se necesita más trabajo para confirmar la relación entre la recolección humana y el cambio en las conchas de la lapa. Si se confirma, dice, este es el primer caso que ha visto en el que la cosecha por parte de pueblos indígenas provocó cambios físicos en un organismo.

Hamilton dice que la confirmación podría llegar midiendo "conchas de ‘opihi de basureros centenarios para trazar su evolución a medida que aparecían los humanos y ver cómo las conchas "coinciden con lo que hoy está presente en esas islas".

Sin embargo, todos estos ajustes de la concha pueden haber llevado a la ‘opihi a un rincón evolutivo. A medida que el cambio climático calienta las islas, los animales más planos y oscuros están en desventaja. Es posible que las ‘opihi más planas no puedan producir tantos óvulos como los individuos más altos, que tienen más espacio para los ovarios debajo de la concha, dice Bird. Las conchas más oscuras también absorben más luz del sol, calentando los cuerpos en su interior.

Para protegerlas para las generaciones futuras, Hamilton sugiere que las personas dejen en paz las 'opihi más altas y más tolerantes al calor y se concentren en cosechar las oscuras y planas, exactamente para lo que las lapas pueden haber evolucionado de evitar.

La investigación se publicó en el Journal of Biogeography: Biogeography of shell morphology in over‐exploited shellfish reveals adaptive trade‐offs on human‐inhabited islands and incipient selectively driven lineage bifurcation

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.