updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

¿La vida más antigua de la Tierra? Probablemente no, según un nuevo estudio

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

lava basáltica de Barberton Greenstone

La formación de Barberton pudo ser formada por el enfriamiento de la roca volcánica

Se cree que algunos de los restos más antiguos de la vida en la Tierra pueden no haber sido causados en absoluto por la vida, sugiere una investigación reciente.

Los fósiles, túbulos minúsculos grabados en antiguas rocas de Sudáfrica, se pensó ​​inicialmente que fueron formados por antiguas bacterias a través del vidrio volcánico en el fondo del mar - un proceso llamado bioalteración - durante el Eón Arcaico, hace unos 3,4 millones de años.

Pero el nuevo estudio, publicado el 27 de mayo en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, sugiere que estos diminutos túneles se formaron en realidad por el enfriamiento de la roca volcánica hace cerca de sólo 2.900 millones de años.

"Nuestra nueva investigación de datos es un complejo 'modelo de bioalteración' y proponemos que se han producido en los bordes de lava almohada Arcaica", escribió el coautor del estudio, Eugene Grosch, un científico de la tierra en la Universidad de Noruega.

Las huellas de la vida

Varios fósiles han competido por el título de la vida más antigua de la Tierra. Los geólogos pensaban que texturas onduladas impresas en rocas de la Formación Dresser en el oeste de Australia pueden haber sido formadas por tapetes microbianos hace unos 3,4 millones de años. En otra formación en el oeste de Australia conocida como Strelley Pool, estructuras en forma de cúpula llamadas estromatolitos también pueden haber sido formados por microbios hace cerca de 3.500 millones de años.

Y en 2004, los investigadores de excavación en el Cinturón de Piedra Verde Barberton en Sudáfrica identifican las estructuras de filamentos microscópicos recién analizados, hechos de un mineral llamado titanita, que creían que estaban formados por antiguos microbios en la corteza oceánica hace unos 3.490 millones años.

Pero la búsqueda de la firma de diminutos microbios que vivieron hace millones de años es extraordinariamente difícil, y los geólogos debaten acaloradamente cuál de estos ejemplares es verdaderamente el primer indicio de vida en la Tierra.

microtextura clásica de titanitaMisteriosa formación

Grosch y su colega Nicola McLoughlin, un científico de la tierra en la Universidad de Noruega, no estaban convencidos de que las texturas Barberton fueran formadas por antiguos microbios. Para probar esta idea el equipo perforó 590 pies (180 metros) en la roca donde se encontraron las texturas.

Midieron centenares de texturas a través del núcleo y analizaron su tamaño y la forma de distribución. Los filamentos tenían grandes diámetros y una distribución de tamaño muy grande en comparación con los de los túneles minúsculos formados por microbios en la corteza oceánica hoy en día, dice Grosch.

El equipo también usó isótopos desintegrados del uranio y el plomo (elementos con el mismo número de protones pero un número diferente de neutrones) para estimar la edad de la titanita. (Debido a que estos elementos decaen a velocidades diferentes, la relación de los dos puede revelar la edad de la roca).

¿No es vida?

Las diminutas trazas fósiles se formaron entre 2.900 millones y 2.800 millones años atrás, por lo que son unos 650 millones de años más jóvenes que la formación en su conjunto.

El equipo también utilizó un modelo matemático de las condiciones de refrigeración en las cercanías de lava almohadillada y encontró que las estructuras de titanita fueron probablemente formadas por las condiciones de enfriamiento imperantes en la roca en ese momento.

Hace unos 2.900 millones de años, el magma se introdujo en la roca más antigua y la calentó hacia arriba, formando las estructuras de titanita al enfriarse, piensa el equipo.

Estos hallazgos descartan la idea de que las trazas fósiles se formaron por microbios primitivos en los albores de la vida en la Tierra, sostienen los investigadores.

"Estas texturas no son biológicas o relacionadas con la actividad microbiana", dijo Grosch.

Artículo científico: Reassessing the biogenicity of Earth’s oldest trace fossil with implications for biosignatures in the search for early life