Se temen más muertes inexplicables en la migración de las ballenas grises

ballena gris saltando

En 2019 a lo largo de la costa oeste de América del Norte aparecieron varadas inexplicablemente 215 ballenas

A medida que las ballenas grises de California avanzan hacia el sur a lo largo de la costa del Pacífico de América del Norte, desde sus zonas de alimentación en el Ártico hasta su destino de primavera en las lagunas aisladas de la península de Baja California, los investigadores observan desde Alaska hasta México, preocupados por otro año de muertes inexplicables.

Hasta ahora, al menos tres ballenas han muerto en el viaje hacia el sur, según un portavoz de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. y hay informes no confirmados de varamientos en México.

Las necropsias sugieren que dos de las ballenas confirmadas estaban "delgadas", mientras que una tercera, un juvenil, parecía tener una condición corporal promedio, dijo Michael Milstein de la NOAA.

La primavera y el verano pasados, 215 ballenas aparecieron varadas inexplicablemente a lo largo de la costa oeste de América del Norte, lo que sugiere que también perecieron miles más pero se hundieron en el mar. Preocupada, la NOAA solicitó en mayo una investigación, que reunió a investigadores desde el Ártico a México para explorar los varamientos de una manera uniforme y sistemática.

Durante las necropsias se establecieron protocolos para observaciones nutricionales, proporcionando una escala numérica sobre la cual evaluar la sequedad de la grasa, la condición corporal y los mejores ángulos para fotografiar una ballena varada. También se instituyeron llamadas telefónicas regulares y registros entre científicos dispersos geográficamente.

Sin embargo, según Milstein y los científicos involucrados en la investigación, todavía no está claro qué causó la muerte en 2019 y si a las ballenas les irá mejor este año.

En 2000 ocurrió un "evento de mortalidad inexplicable" similar. Nunca se determinó la causa.

"Realmente no sabremos nada hasta febrero o marzo", dijo John Calambokidis, investigador de ballenas en Cascadia Research, una organización sin fines de lucro en Olympia, Washington. Es entonces cuando los observadores en las lagunas de Baja podrán examinar la condición física de las ballenas.

Las ballenas grises de California migran 5.000 millas cada año desde sus zonas de alimentación de verano en el Ártico a sus zonas de parto en las lagunas de la península de Baja California, donde generalmente permanecen hasta finales de marzo y principios de abril, antes de regresar al norte.

Su viaje es la migración de mamíferos más larga y está llena de peligros como barcos, orcas y basuras plásticas. El viaje hacia el norte es particularmente peligroso porque las ballenas grises solo comen mientras están en el Ártico; por lo tanto, están nadando con el estómago vacío mientras hacen su viaje de regreso desde Baja.

"En mayo o junio tendremos una muy buena idea de cómo les va cuando pasen por California, Oregón, Washington y Columbia Británica", dijo Calambokidis.

ballena gris varada

Los datos y observaciones recopilados el verano pasado por investigadores del Centro de Ciencias Pesqueras de Alaska de la NOAA, donde los investigadores realizan anualmente encuestas aéreas de ballenas, focas y otros animales marinos en el Ártico de los EE. UU., han generado más preguntas que respuestas.

Por ejemplo, 15 ballenas grises fueron vistas en un día en el mar oriental de Beaufort, un raro avistamiento de una especie que generalmente se ve engordando en lo que al equipo de aquí le gusta llamar "el buffet del Mar Chukchi". Pero con el hielo marino formándose más tarde en invierno y rompiéndose a principios de verano, los científicos se preguntan si las ballenas grises continuarán avanzando hacia el este hacia nuevas áreas de alimentación.

Cuando se encuentra en sus zonas de alimentación, una ballena gris generalmente come, por día, alrededor de 1.3 toneladas de alimentos, llenos de crustáceos, gusanos, camarones y pequeños peces, según los investigadores.

Además de los cambios en la disponibilidad de alimentos, a medida que disminuye el hielo marino, las ballenas se topan con más y más tráfico de barcos en estas remotas aguas, dijo Amy Willoughby, bióloga de mamíferos marinos de NOAA Fisheries en el centro de Alaska. Las colisiones con embarcaciones y el enredo en artes de pesca son causas comunes de lesiones y muerte de ballenas.

En una publicación de octubre que Willoughby escribió después de la última encuesta aérea, compartió fotos de una ballena gris manchada en el noreste del mar de Chukchi con largas y notables cicatrices de la hélice de una pequeña embarcación de recreo. Las fotos aéreas, que permiten a los científicos ver los lados izquierdo y derecho del cuerpo y, a veces, incluso el cuerpo debajo de la superficie, proporcionan importantes evaluaciones de salud y monitoreo crítico en este entorno polar que cambia rápidamente, dijo.

Maggie Mooney-Seus, portavoz del Centro de Ciencia Pesquera de Alaska, dijo que el equipo está ocupado este mes descubriendo cómo estudiar mejor lo que les está sucediendo a las ballenas, y todos los demás cambios en el Ártico. "Estamos trabajando con socios", dijo, "para determinar futuras iniciativas de investigación de ballenas que puedan ayudar a arrojar luz sobre esta y otras preguntas relevantes".

Los científicos también están analizando las condiciones oceánicas más amplias a lo largo de la costa oeste, como un aumento alarmante de la acidez y las recientes olas de calor.

Más abajo en la costa, en Granite Point, justo al sur de Carmel, los investigadores del Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de la NOAA están utilizando drones para contar las ballenas a medida que avanzan hacia el sur.

Hasta ahora, según Trevor Joyce, investigador del centro de ciencias del suroeste, el método parece efectivo, y mucho más seguro que enviar observadores en aviones de bajo vuelo. Con la ayuda de un equipo de observadores con binoculares y tres sensores infrarrojos conectados al techo de un cobertizo del gobierno en el acantilado Granite Canyon, los recuentos se están volviendo más precisos.

Imágenes filmadas el pasado fin de semana por el drone muestran que las ballenas están en su pico de migración. El sábado más de 60 nadaron por el punto, justo al sur de Point Lobos, incluida una madre y su cría recién nacida.

Las ballenas generalmente dan a luz a medida que avanzan hacia el sur, dijo Wayne Perryman, un biólogo retirado de la NOAA, quien señaló que también es el momento en que las hembras ovulan, si no están embarazadas.

En un reciente viaje cerca del puerto de Ventura, un periodista de Los Angeles Times vio a un par de ballenas grises cortejando justo al norte de la isla de Santa Cruz. Una manada de más de mil delfines comunes agitaba las aguas cercanas, y una familia de ocho orcas navegaba en busca de leones marinos, focas y ballenas bebé desprevenidas.

"Estas ballenas son los jeeps del grupo de cetáceos", dijo Perryman, señalando no solo la multitud de peligros a los que se enfrentan, desde viajes anuales de 10.000 millas hasta colisiones con barcos, cambios en el hielo marino y depredadores, sino también la adaptabilidad de las ballenas.

"Entonces, si comienzan a mostrar problemas", dijo, es una potencial bandera para el sistema oceánico en su conjunto.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.