updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Tentáculos espectaculares: los superpoderes de los pulpos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El pulpo Paul adivina que gana Espana

Los cefalópodos pueden cambiar de color, imitar a otras especies y usar la bioluminiscencia

Capaces de navegar por laberintos, usar herramientas y solucionar problemas (por no decir también que predecir el futuro como el pulpo Paul en el Mundial de fútbol), los cefalópodos son los invertebrados más inteligentes del mundo. También tienen unos pocos trucos entre sus tentáculos para sobrevivir. Cambian de color, imitan a otras especies y usan la bioluminiscencia como una cosa natural, todo en este grupo es impresionante.

¿Raya o pulpo?

pulpo mimo (Thaumoctopus mimicus)

Un verdadero maestro del disfraz, con el acertado nombre de pulpo mimo (Thaumoctopus mimicus) suplanta a otras especies para disuadir a los depredadores. De acuerdo con Mark Norman, de la Universidad de Melbourne, Australia, el pulpo decide sobre la forma apropiada de imitación a utilizar en función de la naturaleza de la amenaza: se le ha visto pasar por un pez león, una serpiente de mar y un lenguado, y en esta imagen se parece a una manta raya o una platija. Artículo científico: Dynamic mimicry in an Indo–Malayan octopus. (Imagen: Constantinos Petrinos/Nature Picture Library/Rex Features)

Imitador (Copycat)

sepia reposiciona tentáculos  con las rayas oscuras

También experta en el arte del disfraz, la sepia común (Sepia officinalis) adapta su postura y coloración para mezclarse con sus alrededores con la esperanza de que los depredadores no podrán verla. En un estudio realizado por Alexandra Barbosa, del Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts, una sepia colocada en un fondo de rayas reposiciona sus tentáculos alineádolos con las rayas más oscuras. Artículo científico: Cuttlefish use visual cues to determine arm postures for camouflage. (Imagen: Justine Allen, Marine Biological Laboratory)

¿Qué me pongo hoy?

calamar de arrecife del Caribe (Sepioteuthis sepioidea)

Además de la transformación de su forma, los cefalópodos pueden cambiar rápidamente el patrón de color. Las habilidades de cambio de color son posibles gracias a los cromatóforos, células especializadas de la piel que contienen un máximo de cuatro pigmentos de color. Aquí un calamar de arrecife del Caribe (Sepioteuthis sepioidea) se pone un traje de patrón de cebra para disuadir a los machos que compiten por las hembras cercanas. Este modelo es uno de los de alrededor de tres docenas en el repertorio de esta especie: altera su patrón en función de si trata de cortejar, cazar o defenderse. (Imagen: Brian Skerry/National Geographic/Getty)

Belleza mortal

pulpo de anillos azules (Hapalochlaena lunulata)

El gran pulpo de anillos azules (Hapalochlaena lunulata) es uno de los más letales de todos los cefalópodos. Cuando se irrita, se vuelve de color amarillo brillante, con anillos de color azul iridiscente que aparecen en su piel. Aunque agradable a la vista, los anillos son una seria advertencia a los depredadores: si la amenaza se intensifica, el pulpo puede expulsar un potente veneno neuromuscular que puede paralizar a sus víctimas. (Imagen: F1 Online/Rex Features)

La brillante luz de las profundidades

calamar luciérnaga (Watasenia scintillans)

El calamar luciérnaga (Watasenia scintillans) luce una pantalla brillante de bioluminiscencia, gracias a fotóforos especiales, que producen luz por todos los órganos en su cuerpo y que emiten una luz azul. El resplandor azul se cree que es para atraer a su pareja y ayudar a atrapar a sus presas. (Foto: Dante Fenolio/SPL)

Canal de comunicación

sepia (Sepia latimanus)

Además de ser capaz de cambiar rápidamente de color, la sepia también puede cambiar la textura de su manto. Su piel contiene paquetes de papilas, músculos que alteran la superficie de la piel, y el cambio lo hace sin problemas. Usando unas placas que reflejan llamadas leucofóros e iridóforos, la sepia o jibia (Sepia latimanus) puede ajustar la luz que se refleja en su piel, distorsionándola o produciendo un reflejo iridiscente. Así como ayudan con la defensa y el disfraz, estas técnicas se pueden utilizar para la comunicación. (Imagen: Georgette Douwma/Nature Picture Library/Rex Features)

Cortina de humo

calamar gigante (Dosidicus gigas)

Cuando tan sólo el disfraz no es suficiente, el calamar puede recurrir a la antigua cortina de humo. Aquí, un calamar gigante (Dosidicus gigas) libera una explosión de tinta para crear una nube oscura que duró apenas el tiempo suficiente para permitir a su creador hacer una escapada apresurada. Debido a que es biológicamente costoso para el calamar producir la tinta, lo hace sólo como último recurso. (Imagen: Brian Skerry/National Geographic/Getty)

Permanecer flotando

Nautilus (Nautilus pompilius)

El Nautilus (Nautilus pompilius) tiene una cáscara dura en la que se introduce cuando se siente amenazado. Al igual que el argonauta, el depósito también ayuda a la flotabilidad, pero, en lugar de atrapar aire en la superficie, el nautilus controla la flotabilidad osmóticamente bombeando gas y líquido en o de la concha. La parte superior de la cáscara es más oscura que el fondo, así que cuando se mira desde arriba se confunde con las aguas oscuras por debajo, y viceversa cuando se ve desde abajo. Esta técnica se conoce como contracoloración. (Imagen: Philippe Bourseiller/Getty)

Ver también un vídeo de como un pulpo es capaz de pasar de manera impensable (al estilo Houdini) por una rendija aparentemente mucho más pequeña que su cuerpo: Pulpo Houdini

La historia anterior se reproduce (con adaptaciones personales) de un original de NEW SCIENTIST