No se puede escapar de los piojos, ni siquiera a 2.000 metros bajo el mar

piojo Lepidophthirus macrorhini

Una especie de insecto soporta los aplastantes cambios de presión de las inmersiones de los elefantes marinos

Es posible que encuentres algunos insectos rozando la superficie de un estanque o incluso creando su propia burbuja de buceo para sumergirse bajo la superficie de los lagos interiores. Pero los insectos están prácticamente ausentes en el océano abierto.

Sin embargo, si observas las aletas traseras de los elefantes marinos del sur, encontrarás algunos insectos que se han abierto camino hacia una vida parcialmente acuática.

Los piojos de la especie Lepidophthirus macrorhini habitan en las extremidades posteriores de los grandes mamíferos acuáticos, que pasan casi 10 meses al año en aguas antárticas y se sumergen hasta 2.000 metros por debajo de la superficie en busca de alimento y pueden permanecer sumergidos durante casi dos horas seguidas.

Estos piojos podrían ser los insectos supervivientes más profundos en los ecosistemas marinos, según un estudio publicado en julio en el Journal of Experimental Biology. Al soportar entornos tan extremos, los piojos de los elefantes marinos pueden ayudar a los científicos a desentrañar el misterio de por qué tan pocos insectos se han asentado en la inmensidad del océano.

L. macrorhini son piojos parásitos chupadores de sangre que se introducen en la capa superior de la piel de la foca para alimentarse. En 2015, María Soledad Leonardi, una bióloga marina del Instituto de Biología de Organismos Marinos en Argentina, encontró piojos vivos en elefantes marinos machos que emergieron para reproducirse en la Isla Rey Jorge frente a la costa de la Antártida.

“Puedes verlos a simple vista”, dijo. "Parecen cangrejos en miniatura".

Para ella, la presencia de piojos en focas adultas que emergen de largas excursiones en alta mar sugería que los insectos podrían sobrevivir a las inmersiones profundas y las empinadas subidas de los viajes acuáticos de las focas. Y eso significaba que los piojos podrían soportar la aplastante presión de las profundidades del océano.

Atrapar focas de 3.500 kilos en el mar para verificar si los piojos desafiaron estas condiciones extremas sería muy complicado, dijo la Dra. Soledad Leonardi. Entonces, su equipo decidió llevar los piojos al laboratorio.

Leonardi recolecta piojos

Imagen: María Soledad Leonardi, bióloga marina, busca piojos en la aleta de un elefante marino

Con unas pinzas sacaron los insectos de las aletas traseras de 15 crías de elefante marino nacidas en las playas de Península Valdés en Argentina. Las crías albergan piojos adultos que se transfieren del cuerpo de sus madres a los pocos días de nacer. Los piojos se reproducen rápidamente, aprovechando las primeras semanas que las crías están confinadas a la tierra, ya que sus huevos no eclosionan bajo el agua.

En el laboratorio, el equipo sumergió los piojos en cámaras individuales del tamaño de una unidad flash llenas de agua de mar que se conectaban a un tanque de buceo. Luego, expusieron a cada piojo a un rango de presiones de agua, hasta 200 veces mayor que en la superficie del mar y equivalente a profundidades que oscilan entre los 980 y los 6.500 pies (300 y 2.000 metros). Después de experimentar 10 minutos de este ambiente de aguas profundas, 69 de 75 piojos emergieron vivos.

"Fue fascinante para mí ver que sobrevivieron a la alta presión", dijo Claudio Lazzari, fisiólogo de insectos de la Universidad de Tours en Francia y coautor del estudio. "Demuestra que estos piojos pueden aguantar. Podemos excluir que simplemente mueran".

Luego, los investigadores expusieron a los piojos supervivientes a una presión de agua más alta o más baja que la que tenían antes.

"La idea era reproducir la situación que experimentarían los piojos cuando su anfitrión atravesara diferentes niveles de presión", dijo el Dr. Lazzari. Todos los piojos pudieron tolerar el rápido cambio de presión, y los adultos se recuperaron más rápido y mostraron movilidad después del experimento, en comparación con las ninfas.

Stuart Humphries, un biofísico evolutivo de la Universidad de Lincoln en Inglaterra, calificó el estudio de "ordenado", pero también dijo que "sería interesante saber cómo lo hacen los piojos".

Hasta ahora, los investigadores no saben si los piojos de las focas tienen adaptaciones especiales. "Supongo que estos tipos simplemente se apagan y bloquean su sistema traqueal", dijo el Dr. Humphries, lo que significa que los piojos podrían contener la respiración en aguas profundas.

Los investigadores ahora buscan realizar experimentos para ver si estos insectos detienen su actividad y gasto de energía en las profundidades del mar o si continúan respirando.

"Comprender cómo logra sobrevivir bajo el agua este grupo de insectos será la clave para comprender por qué otros grupos no pueden", dijo el Dr. Lazzari.

Artículo científico: Under pressure: the extraordinary survival of seal lice in the depth of the sea

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.