Los ciclones invernales del Atlántico norte matan de hambre a las aves marinas

aves marinas muertas

Arriba: En 2014, decenas de miles de aves marinas aparecieron muertas en las costas de la isla francesa Ile-de-Re.

Es probable que las aves no puedan ver a sus presas en las turbulentas aguas

Miles de aves marinas que cada año llegan a las costas atlánticas podrían haber muerto de hambre por ciclones que levantan olas de "lavadora", dice un nuevo estudio, y los expertos advierten que el fenómeno podría empeorar con el cambio climático.

Frailecillos, alcas y araos (pequeños y resistentes pájaros que anidan en el Ártico) se dirigen hacia el sur cada año hacia islas más hospitalarias pero aisladas frente a Terranova, Islandia o Noruega.

Pero muchos se encuentran arrastrados a las playas en muertes masivas que los científicos ahora creen que son causadas por violentos ciclones invernales que les impiden alimentarse.

"Imagínese vientos que soplan a 120 kilómetros por hora (75 mph), olas de 8 metros de altura (26 pies) y turbulencias en el agua que perturban el plancton y los bancos de peces de los que se alimentan las aves", dijo David Gremillet del instituto de investigación francés CNRS, que coordinó el estudio.

"Están atrapados en una gran lavadora", dijo a la AFP.

Al no poder volar lejos de las tormentas, algunas de las cuales duran días, es probable que las aves no puedan sumergirse en el mar para alimentarse o tal vez no puedan ver a sus presas en las turbulentas aguas.

Con pequeñas reservas de grasa corporal, un alca puede morir si pasa 48 horas sin comer.

Gremillet dijo que los científicos sospechaban que las tormentas eran responsables de la muerte de las aves.

"Pero lo que no sabíamos era dónde y cómo", dijo.

Demacradas

frailecillo con una presa

Imagen: Los investigadores equiparon a más de 1.500 frailecillos, alcas, gaviotas y dos tipos de araos con sensores de ubicación global.

Para averiguarlo, un equipo de investigación internacional decidió rastrear en el Atlántico norte aves de 39 colonias diferentes.

Centrándose en cinco especies, equiparon a más de 1.500 frailecillos, alcas, gaviotas y dos tipos de araos con sensores de ubicación global.

Sujetados a las patas de los animales en sus diversos sitios de anidación de verano, los sensores luego rastrearon la migración invernal de las aves.

Al observar aproximadamente una década de datos sobre el movimiento de las aves y compararlos con los patrones climáticos invernales, los científicos pudieron determinar dónde se encontraron las aves con los ciclones.

Utilizaron modelos para estimar cuánta energía usaban las aves para volar a través de las tormentas y descartaron el frío o el agotamiento como los asesinos.

Así que Gremillet dijo que la explicación más probable sigue siendo "que las condiciones climáticas son tan horribles que las aves no pueden alimentarse".

ave marina muerta

Imagen: Las aves se ven obligadas a esperar a que pasen las tormentas y probablemente eso les impide sumergirse en el mar para alimentarse.

Cuando en 2014 aparecieron decenas de miles de frailecillos y araos muertos en las costas francesas, sus cuerpos estaban particularmente demacrados, dijo el autor principal del estudio, Manon Clairbaux, de la Universidad de Montpellier.

Las poblaciones mundiales de estas aves se han reducido a la mitad desde la década de 1970 debido a la pérdida de hábitat, la contaminación, la competencia con los pescadores y la captura accidental entre las principales amenazas.

Y Gremillet dijo que los ciclones, que se espera que aumenten en "frecuencia e intensidad" con el cambio climático, podrían convertirse en una amenaza mayor.

Aunque poco se puede hacer para prevenir las tormentas asesinas, los expertos dicen que mapearlas les permite a los conservacionistas presionar por una protección adicional, como la reducción de la pesca comercial para los hábitats en su recorrido.

"Es importante comprender los peligros que los amenazan", dijo Clairbaux.

El estudio fue publicado el martes en Current Biology: North Atlantic winter cyclones starve seabirds

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar