Los océanos tienen mucho más plástico de lo que pensábamos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Los océanos tienen mucho más plástico de lo que pensábamos - 5.0 out of 5 based on 1 vote

tortuga ingiriendo plástico

La mayor parte de este microplástico proviene de productos de consumo

Los científicos sabían que el océano está lleno de plástico, pero es mucho, mucho peor de lo que pensábamos.

Mira a tu alrededor ahora, y no importa dónde te encuentres, es muy probable que puedas ver algún tipo de plástico. El plástico se ha convertido en una presencia tan generalizada que siempre está a nuestro alrededor, de una forma u otra. El océano no es diferente. Hace tiempo que sabemos que de todo el plástico que producimos, solo reciclamos una fracción; algunos de ellos terminan en vertederos, muchos de ellos terminan en los océanos.

Lo hemos visto en cada parte de la cadena alimenticia oceánica, y lo hemos visto en todos los rincones del océano. El plástico realmente no se biodegrada, al menos durante siglos, solo se descompone en pedazos cada vez más pequeños, y esos pedazos se pueden encontrar en el océano en gran abundancia: un estudio afirmó que hay 5 billones de ellos. Por más chocante que sea ese número, puede que todavía sea conservador.

Buscar plástico en el océano no es una tarea fácil. Para empezar, el océano es grande, muy grande. Es costoso tener barcos especializados que cubran importantes franjas del océano, consume mucho tiempo y es un desafío logístico. Para empeorar las cosas, el océano también tiene la mala costumbre de ser bastante profundo.

La mayoría de las encuestas que cuantifican el plástico oceánico se centran en la superficie cercana, porque es mucho más difícil la exploración de las profundidades del océano. Sin embargo, hay algunos lugares que son naturalmente adecuados para esto: lugares donde la costa se sumerge abruptamente hacia las partes profundas del océano y puede explorarse desde la superficie hasta unos pocos kilómetros de profundidad con relativa facilidad. Monterey Bay en California es uno de ellos.

Por suerte, Monterey Bay también alberga uno de los principales institutos oceanográficos del mundo, el Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey (MBARI), que se ubica en la costa. Difícilmente podríamos encontrar un instituto más adecuado para estudiar las profundidades: tienen los especialistas, los recursos y la tecnología para este tipo de estudios. Más importante aún, también tienen un robot.

plásticos en la Bahía de Monterey

Imagen: La concentración más alta de microplásticos oceánicos fue entre 200 y 600 m, en las aguas costeras del ecosistema pelágico de la Bahía de Monterey.

"Es un enorme robot submarino", explica Kyle Van Houtan, científico jefe del Acuario de la Bahía de Monterey, que colabora con MBARI. “Brazos robóticos, muchos sensores, maquinaria, luces, cámaras de video”.

El multimillonario robot se llama Ventana y está equipado con una variedad de sensores, cámaras de vídeo y brazos robóticos maniobrables. El equipo ha estado bajando a Ventana a 3.000 pies (casi 1.000 metros), recolectando muestras a medida que avanzaba. Luego se analizaron las muestras en busca de piezas de plástico, y los resultados fueron bastante sorprendentes: el plástico siempre estuvo presente, desde la superficie hasta las profundidades.

robot Ventana

Imagen: Los ingenieros de MBARI dedicaron un tiempo y esfuerzo considerables a desarrollar un dispositivo para recolectar y filtrar microplásticos en la profundidad de la superficie de la Bahía de Monterey.

Para empeorar las cosas, no es como si la basura viniera de California: cuanto más se alejó el robot de la costa, más plástico encontró. En otras palabras, el plástico viene de casi todas partes. También se come.

La bióloga marina Anela Choy es profesora asistente en el Instituto Scripps de Oceanografía en San Diego y autora principal del nuevo estudio. Estudia un grupo llamado lancetas, que se ha encontrado en numerosos entornos diferentes y en diferentes profundidades, pero casi nunca en la superficie. Sus resultados también son preocupantes.

"Hemos examinado más de 2.000 lancetas", dice Choy, "y hemos encontrado que aproximadamente una de cada tres lancetas tiene algún tipo de plástico en el estómago. Es realmente impactante porque, por lo que sabemos, este pez en realidad no sale a la superficie".

larváceos

Esto significa que el plástico se está moviendo a todas las profundidades y se acumula lentamente en la cadena alimenticia. Un gran ejemplo comienza con los larváceos, criaturas más pequeñas que un dedo, pero que están rodeadas por una burbuja de moco de un metro de ancho que recolecta comida. Por supuesto, este moco acumula indiscriminadamente todo lo que flota y trata de comerlo, incluido el plástico. Esto es lo que sucede con la mayoría, si no con todos, los alimentadores por filtración.

Todos sus depredadores también ingieren plástico, y trabajos anteriores han demostrado que el plástico se acumula en la cadena alimenticia, incluso llegando a nuestros platos. Los humanos en sí mismos no están libres de plástico. Hace solo unos días, una encuesta descubrió que los humanos consumen cada año más de 50.000 piezas microplásticas.

Bruce Robison, científico principal del Monterey Bay Aquarium Research Institute, dice que también se sorprendió al ver la cantidad de plástico que encontraron en el océano más profundo, más que en la superficie del Gran Parche de Plástico.

"El hecho de que los plásticos estén tan generalizados, que estén tan difundidos, es un descubrimiento asombroso, y sería tonto ignorarlo", dice. “Todo lo que los humanos introducimos en ese hábitat está pasando a través de estos animales e incorporándose a la red alimentaria”.

No está claro cuánto está afectando esto a la vida silvestre, pero definitivamente está teniendo un impacto. Como material, el plástico ha demostrado una extraordinaria resistencia y se puede producir en serie de forma extremadamente económica. Pero, como contaminante, todas sus ventajas se convierten en problemas, y estos son problemas que debemos resolver lo antes posible o enfrentar una catástrofe ambiental sin precedentes.

Artículo científico: The vertical distribution and biological transport of marine microplastics across the epipelagic and mesopelagic water column

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar