Por qué es mala idea destruir un huracán con una bomba atómica

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

huracán Katrina desde satélite

Para igualar el poder energético de un huracán se necesitarían casi 2.000 bombas de Hirosima por hora

"¿Por qué no los atacamos?" Preguntó el presidente Donald Trump durante una sesión informativa de la Casa Blanca sobre los huracanes, según un informe de Axios.

Según Axios, Trump abogó por una solución nuclear a las tormentas tropicales que azotaron el sureste de los EE. UU. [aunque Trump ha negado el comentario desde entonces].

Las fuentes que escucharon los comentarios privados del presidente dijeron a Axios que Trump le preguntó a los altos funcionarios algo como: "Comienzan a formarse frente a la costa de África, a medida que avanzan por el Atlántico, arrojamos una bomba en el ojo del huracán y lo destruimos. ¿Por qué no podemos hacer eso?"

El concepto de bombardear un huracán no es nuevo: a fines de la década de 1950 un científico planteó la idea de utilizar explosivos nucleares para "modificar las rutas e intensidades de los huracanes".

Pero un artículo de investigadores de huracanes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) desacredita esa idea. Escribieron que es imposible interrumpir un huracán con una bomba nuclear, ya que no tenemos bombas lo suficientemente potentes y porque los explosivos no cambiarían la presión del aire circundante durante más de una fracción de segundo.

Cómo se forma un huracán

Los huracanes son enormes ciclones de baja presión con velocidades del viento de más de 119 km/h que se forman sobre aguas cálidas en el océano Atlántico medio. Cuando aumenta la humedad cálida, libera energía, formando tormentas eléctricas.

A medida que se crean más tormentas eléctricas, los vientos giran en espiral hacia arriba y hacia afuera, creando un vórtice. Luego se forman nubes en la atmósfera superior a medida que se condensa el aire cálido.

A medida que se agitan los vientos, se forma un área de baja presión sobre la superficie del océano y ayuda a alimentar la forma ciclónica de un huracán.

formación de un huracán

Si se disipa alguna parte de este ciclo climático, ya sea el aire caliente o el área de baja presión, el huracán pierde fuerza y se descompone.

Entonces, en 1959, Jack Reed, meteorólogo de los Laboratorios Nacionales Sandia, planteó la posibilidad de alterar las condiciones climáticas formadoras de huracanes utilizando armas nucleares.

Reed teorizó que los explosivos nucleares podrían detener los huracanes empujando el aire caliente hacia arriba y fuera del ojo de la tormenta, lo que permitiría que el aire más frío tomara su lugar. Eso, pensó, conduciría a que el aire de baja presión alimentara la tormenta para disiparse y finalmente debilitar el huracán.

Reed sugirió dos formas de lanzar la bomba nuclear al ojo del huracán.

"El lanzamiento no debería presentar ningún problema en particular", escribió Reed.

El primer método de lanzamiento, dijo, sería una caída desde el aire, aunque "una entrega más adecuada sería desde un submarino".

Dijo que un submarino podría "penetrar el ojo de la tormenta bajo el agua" y "lanzar allí un dispositivo de misiles" antes de retirarse a un lugar seguro.

Pero según el artículo de los investigadores de la NOAA, hay dos problemas con la idea de Reed.

Los huracanes emiten una alucinante cantidad de energía

Los huracanes son extremadamente poderosos: un huracán completamente desarrollado libera la misma cantidad de energía que la explosión de una bomba nuclear de 10 megatones cada 20 minutos, dice el artículo de la NOAA. Eso es más de 666 veces más grande que la bomba "Little Boy" que Estados Unidos arrojó sobre Hiroshima, Japón, en 1945.

Entonces, para igualar el poder energético de un huracán, se necesitarían casi 2.000 "Little Boys" por hora, siempre y cuando el huracán siguiera siendo un huracán.

Incluso la bomba nuclear más grande que detonó alguna vez, una bomba de hidrógeno de 50 megatones conocida como Bomba Zar, que los rusos detonaron sobre el Mar Ártico en 1961, no sería suficiente.

Además, dice el artículo de la NOAA, una vez que el choque inicial de alta presión de un explosivo se mueve hacia afuera, la presión del aire circundante en el huracán volvería al mismo estado de baja presión que tenía antes. Y la onda de choque que produce un arma nuclear viaja más rápido que la velocidad del sonido.

Entonces, a menos que pudiéramos detonar explosivos nucleares en el ojo del huracán de forma continua, no podríamos disipar el aire de baja presión que mantiene la tormenta en marcha.

Digamos, por ejemplo, que queríamos reducir el tamaño de un huracán de categoría 5 como Katrina (con vientos alrededor de 280 km/h a una tormenta de categoría 2 (con vientos alrededor de 160 km/h). Necesitaríamos agregar más de 500 millones de toneladas de aire a un huracán con un ojo de 40 kilómetros de diámetro, dice el artículo de la NOAA. Una bomba nuclear no podría hacer eso.

"Es difícil imaginar una forma práctica de mover tanto aire", escribieron los autores.

Además, incluso un huracán de categoría 2 puede devastar propiedades e infraestructura si toca tierra.

Se extenderían las consecuencias nucleares

explosión nuclearEl artículo de la NOAA también dice que si tuviéramos que bombardear un huracán, las consecuencias radiactivas se extenderían mucho más allá de los límites del huracán.

"Este enfoque descuida el problema de que la lluvia radiactiva liberada se movería con bastante rapidez con los vientos alisios para afectar las áreas terrestres y causar devastadores problemas ambientales", escribieron los autores.

Las consecuencias son una mezcla de radioisótopos que se descomponen rápidamente y emiten radiación gamma, una forma de luz invisible pero altamente energética. La exposición a demasiada radiación en poco tiempo puede dañar las células del cuerpo y su capacidad de repararse a sí mismo, una afección llamada enfermedad por radiación.

La tierra contaminada por las consecuencias puede volverse inhabitable. Después de que en 1986 explotara la central nuclear de Chernobyl y difundiera radiación tóxica en el aire, las personas se vieron obligadas a abandonar un área de casi 4.000 km2.

Si Estados Unidos intentara interrumpir un huracán con una bomba nuclear, las consecuencias radioactivas podrían extenderse a las naciones insulares del Caribe o los estados que bordean el Golfo de México.

"No hace falta decir que no es una buena idea", concluye el artículo de la NOAA.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar