Este terrorífico cocodrilo tenía dientes del tamaño de un plátano, perfectos para comer dinosaurios

cocodrilo Deinosuchus caza a un dinosaurio

El Deinosuchus llegaba a medir hasta 10 metros de largo

Fue una época diferente. Hacia el final del período Cretácico, América del Norte estaba dividida en dos por un gigantesco mar interior. Los dinosaurios, acercándose al final de su reinado, todavía abundaban en este cálido y húmedo lugar. Pero tenían que vigilar sus pasos, especialmente en la orilla del agua.

En los bajíos acechaba el Deinosuchus: el "cocodrilo terrible". Este cocodrilo gigante extinto era el carnívoro más grande en su entorno semiacuático, un poderoso depredador ápice que se deleitaría incluso con los dinosaurios si se acercaban demasiado.

Los fósiles de Deinosuchus se encontraron por primera vez en los EE. UU. en la década de 1850 y se han estudiado durante más de un siglo, pero las clasificaciones de especies dentro del género se han debatido durante mucho tiempo.

En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Iowa revisaron la evidencia fósil existente y también observaron especímenes fósiles recién recolectados.

Los resultados de su reevaluación filogenética sugieren que se pueden discernir tres especies distintas de Deinosuchus en el registro fósil: la especie tipo sugerida D. riograndensis, D. hatcheri, y una especie recientemente identificada, D. schwimmeri.

"Deinosuchus era un gigante que debe haber aterrorizado a los dinosaurios que llegaban a la orilla del agua para beber", dice el investigador principal y paleontólogo Adam Cossette, ahora del Instituto de Tecnología de Nueva York.

"Hasta ahora, se desconocía el animal completo. Estos nuevos especímenes que hemos examinado revelan un monstruoso y extraño depredador con dientes del tamaño de plátanos".

Si bien el espécimen de Deinosuchus más antiguo conocido hasta la fecha tiene aproximadamente 82 millones de años, los investigadores dicen que es probable que exista una población ancestral común para todas las diferentes especies, y habría existido en América del Norte antes de que la subida del nivel del mar llevara a que la vía marítima interior occidental cortara el continente por la mitad.

Cuando esto sucedió, el investigador especula que diferentes ambientes en las costas este y oeste condujeron a adaptaciones evolutivas que resultaron en morfologías y tamaños corporales ligeramente divergentes de D. riograndensis, D. hatcheri y D. schwimmeri.

"Era un animal extraño", dice el paleontólogo Christopher Brochu. "Muestra que los crocodilianos no son 'fósiles vivientes' que no han cambiado desde la era de los dinosaurios. Han evolucionado tan dinámicamente como cualquier otro grupo".

cráneo de Deinosuchus schwimmeri

Según la evidencia fósil, D. riograndensis y D. hatcheri pasaron sus días de caza de dinosaurios en el oeste de América del Norte, desde Montana hasta el norte de México. D. schwimmeri, mientras tanto, vivía a lo largo de la costa atlántica, entre Nueva Jersey y Mississippi.

Sin embargo, independientemente de sus afiliaciones costeras, estas criaturas gigantes, que medían hasta 10 metros de largo, fueron algunos de los cocodrilos más grandes y temibles de la historia, y tenían una apariencia más cercana a los modernos caimanes que a los cocodrilos.

"En el momento en que vivía aquí en el este de los Estados Unidos, no había nada más grande", dijo al Ledger-Enquirer el geólogo y paleontólogo de la Universidad Estatal de Columbus David Schwimmer.

Deinosuchus

Schwimmer no participó en el nuevo estudio, pero fue la inspiración para el nombramiento de D. schwimmeri, dadas sus contribuciones al campo.

"De hecho, tenemos marcas de mordeduras de estas criaturas en huesos de dinosaurios. Ahora, la única pregunta que puedes hacer: ¿eran carroñeros o depredadores?", dijo Schwimmer.

"Supongo que era un depredador ... Esta criatura era lo suficientemente grande como para acabar con la mayoría de los dinosaurios. Además, curiosamente, la mayoría de las mordeduras que vemos se encuentran en los huesos de las patas y la cola. Si vas a capturar a un dinosaurio, ese es el lugar donde lo vas a agarrar".

Los hallazgos se publican en Journal of Vertebrate Paleontology: A systematic review of the giant alligatoroid Deinosuchus from the Campanian of North America and its implications for the relationships at the root of Crocodylia

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.