Descubierta una nueva población de ballenas azules con la ayuda de detectores de bombas

ballena azul pigmea

Fue el poderoso canto de las ballenas, grabado por detectores de bombas nucleares submarinas, lo que las delató

Las ballenas azules pueden ser los animales más grandes del mundo, pero también son algunos de los más difíciles de encontrar.

No solo son raras (se estima que menos del 0.15 por ciento de las ballenas azules en el hemisferio sur sobrevivieron a la caza de ballenas), también son solitarias por naturaleza y pueden cubrir vastas áreas del océano.

Pero ahora, un equipo de científicos dirigido por la UNSW Sydney confía en haber descubierto en el Océano Índico una nueva población de ballenas azules pigmeas, la subespecie más pequeña de ballenas azules.

Y fue el poderoso canto de las ballenas, grabado por detectores de bombas submarinas, lo que las delató.

"Hemos encontrado un grupo completamente nuevo de ballenas azules pigmeas en medio del Océano Índico", dice la profesora de la UNSW Tracey Rogers, ecóloga marina y autora principal del estudio. "No sabemos cuántas ballenas hay en este grupo, pero sospechamos que es mucho por la enorme cantidad de llamadas que escuchamos".

El descubrimiento fue posible gracias a los datos de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés), una organización que supervisa las pruebas internacionales de bombas nucleares.

Desde 2002, la CTBTO ha estado utilizando avanzados micrófonos subacuáticos (llamados 'hidrófonos') para detectar ondas sonoras de posibles pruebas de bombas nucleares. Las grabaciones, que recogen muchos otros sonidos oceánicos detallados, están disponibles para que los científicos las utilicen en sus investigaciones en ciencias marinas.

El equipo dirigido por la UNSW estaba estudiando los datos cuando encontraron una señal inusualmente fuerte: una canción de ballena que se había identificado previamente en las grabaciones, pero de la que los científicos aún sabían poco. Después de estudiar de cerca su composición (detalles como la estructura, frecuencia y tempo de la canción), se dieron cuenta de que pertenecía a un grupo de ballenas azules pigmeas, pero no a ninguna de las previamente grabadas en la zona.

"Creo que es muy bueno que el mismo sistema que mantiene al mundo a salvo de las bombas nucleares nos permite encontrar nuevas poblaciones de ballenas, lo que a largo plazo puede ayudarnos a estudiar la salud del medio marino", dice la profesora Rogers.

Las ballenas azules pigmeas (Balaenoptera musculus brevicauda) son los miembros más pequeños de la familia de las ballenas azules, pero eso es lo único pequeño de ellas: pueden alcanzar hasta 24 metros de largo, que es casi la longitud de dos autobuses estándar.

Si los avistamientos visuales confirman esta nueva población, se convertirían en la quinta población de ballenas azules pigmeas descubiertas en el Océano Índico.

Los hallazgos llegaron a tiempo para el Día Mundial de los Océanos.

"Las ballenas azules en el hemisferio sur son difíciles de estudiar porque viven en alta mar y no saltan, no son ponis de exhibición como las ballenas jorobadas", dice la profesora Rogers. "Sin estas grabaciones de audio, no tendríamos idea de que existe esta enorme población de ballenas azules en medio del Océano Índico ecuatorial".

Un coro de ballenas

La Dra. Emmanuelle Leroy, autora principal del estudio y ex investigadora postdoctoral en la UNSW Science, es bioacústica, alguien que estudia cómo los animales crean y reciben sonidos. Estaba estudiando los datos del CTBTO cuando notó que surgía un patrón peculiar.

"Al principio, noté en el espectrograma muchas líneas horizontales", dice la Dra. Leroy. "Estas líneas en frecuencias particulares reflejan una señal fuerte, por lo que había mucha energía allí".

Para averiguar si la señal era una señal aleatoria o algo más, la Dra. Leroy y el equipo escanearon 18 años de datos del CTBTO, todo el conjunto de datos disponible desde que comenzó la grabación, para buscar patrones más amplios.

Descubrieron que las canciones no eran solo una ocurrencia al azar.

"Cada año se producían miles de estas canciones", dice. "Formaron una parte importante del paisaje sonoro acústico del océano. Las canciones no podían haber venido de un par de ballenas, tenían que ser de toda una población".

ballena azul pigmea

Imagen: Aunque a las ballenas azules les gusta viajar sin ser detectadas, pueden revelar su identidad por el tipo de melodía que cantan.

Cantando una melodía simple

Como muchas otras ballenas, las ballenas azules son poderosas cantantes: los científicos estiman que sus canciones pueden viajar entre 200 y 500 kilómetros. Estos cantos son de muy baja frecuencia (apenas audibles para el oído humano) y tienen una estructura diferente a los cantos de otras ballenas.

"Las ballenas jorobadas son como cantantes de jazz", dice la profesora Rogers. "Cambian sus canciones todo el tiempo. Las ballenas azules, por otro lado, son más tradicionales. Cantan canciones sencillas y muy estructuradas".

El estilo musical puede incluso cambiar dentro de una especie de ballena: cada una de las poblaciones conocidas de ballena azul pigmea en el Océano Índico canta melodías ligeramente diferentes. La profesora Rogers dice que estas diferencias musicales son similares a la jerga generacional entre humanos.

"Todavía no sabemos si nacieron con sus canciones o si lo aprendieron", dice. "Pero es fascinante que dentro del Océano Índico haya animales que se cruzan entre sí todo el tiempo, pero las ballenas de diferentes regiones aún conservan sus distintivos cantos. Sus canciones son como una huella digital que nos permite rastrearlas mientras se mueven a lo largo de miles de kilómetros".

La Dra. Leroy comparó las características acústicas del canto con los otros tres tipos de canto de ballena azul conocidos en el Océano Índico, así como con cuatro tipos de canto de ballena de Omura (otra ballena en el área), pero la evidencia apunta a que esto es una población completamente nueva de ballenas azules.

El equipo nombró a la población recién encontrada "Chagos", en honor al archipiélago que fueron detectadas cerca.

"Sospechamos que las ballenas de Chagos que cantan la canción se mueven en diferentes momentos por el Océano Índico", dice la profesora Rogers. "Las encontramos no sólo en el Océano Índico central, sino tan al norte como la costa de Sri Lanka y tan al este en el Océano Índico como la costa de Kimberley en el norte de Australia Occidental".

Si bien el equipo confía en sus hallazgos, la Dra. Leroy dice que es imposible confirmar la especie sin una observación visual. Los avistamientos visuales de un animal tan esquivo pueden ser complicados y costosos de financiar, por lo que es poco probable que esto se verifique pronto. "Si no es una ballena azul, definitivamente canta como una", dice la Dra. Leroy.

distribución de ballenas azules en el Índico

Imagen: Distribución de las cinco poblaciones acústicas de ballenas azules del Océano Índico: Sri Lanka — NIO (amarillo); Madagascar: SWIO (naranja); Australiano: SEIO (azul); y el Mar Arábigo: ballenas azules pigmeas NWIO (rojas); la supuesta ballena azul pigmea de Chagos (verde); y la ballena azul antártica (línea discontinua negra).

Un gran hallazgo para la conservación

El hallazgo es una gran noticia para la conservación marina, ya que las ballenas azules fueron llevadas al borde de la extinción después de la caza de ballenas en el siglo XX.

Y a diferencia de muchos otros tipos de ballenas en el hemisferio sur, sus números no se han recuperado.

"Descubrir una nueva población es el primer paso para protegerla", dice la Dra. Leroy.

La información acústica escondida en los cantos de las ballenas también puede enseñarnos más sobre los animales, como su distribución espacial, patrones de migración y números de población. Un estudio anterior dirigido por la Dra. Leroy incluso encontró que el tono cambiante de los cantos de las ballenas azules podría ser una respuesta al ruido de los icebergs al romperse.

La profesora Rogers dirige ahora un equipo que utiliza los datos del CTBTO para estudiar cómo ha cambiado la población de Chagos con el tiempo. Los hallazgos podrían enseñarnos cómo se adaptaron las ballenas al calentamiento de las temperaturas del océano durante los últimos 18 años, y cómo les iría en el futuro.

"El animal más grande del mundo es uno de los más difíciles de estudiar", dice la profesora Rogers. "Hay muchas más de estas ballenas azules de las que nos imaginamos, y solo hemos podido encontrarlas con la ayuda de esta infraestructura internacional".

La investigación se publicó recientemente en Scientific Reports: Multiple pygmy blue whale acoustic populations in the Indian Ocean: whale song identifies a possible new population

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.