Cantando blues: detectan más cantos de ballenas durante los años de La Niña

ballena azul pigmea

La Niña es la fase de enfriamiento del ciclo natural de El Niño-Oscilación del Sur

Podrías pensar que sería fácil seguir la pista a un animal tan grande como una ballena azul. Pero no te dejes engañar por su tamaño: son increíblemente difíciles de estudiar con métodos convencionales.

Estos grandes mamíferos acuáticos no solo son bastante tímidos y solitarios, sino que también son bastante raros y pueden vagar por grandes regiones del océano. Pero a estas escurridizas criaturas también les gusta cantar, y los científicos pueden estudiar sus melodías para aprender más sobre su comportamiento.

Investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) Sydney han estado utilizando una red de dispositivos de escucha bajo el agua para controlar a las ballenas azules pigmeas (Balaenoptera musculus brevicauda) en la costa de Australia Occidental. Su reciente estudio analizó casi dos décadas de grabaciones submarinas continuas para ver si sus llamadas se corresponden con cambios ambientales.

Descubrieron que, si bien el número de detecciones de llamadas de ballenas cambiaba año tras año, la variabilidad estaba relacionada con el fenómeno climático La Niña. Los hallazgos sugieren que los ciclos climáticos pueden influir en la migración de la ballena azul pigmea en el Océano Índico oriental, lo que puede tener importantes implicaciones para su conservación.

La Niña es la fase de enfriamiento del ciclo natural de El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) que causa variaciones en las temperaturas de la superficie del mar en todo el Pacífico, aunque también se sabe que tiene efectos de gran alcance en las condiciones climáticas y oceánicas en todo el mundo, que incluyen el Océano Índico.

"Descubrimos que la cantidad de detecciones estaba relacionada con la fuerza y el momento de los eventos de La Niña, lo que sugiere que puede ser un importante factor que influye en sus movimientos", dice Gary Truong, autor principal del estudio y candidato a doctorado en la UNSW Science.

"Más específicamente, encontramos que el número de detecciones de canciones durante los años de La Niña es hasta 10 veces mayor que el de El Niño o años neutrales, lo que indica que estas ballenas responden a los cambios en los ciclos climáticos".

ballena azul pigmea

Imagen: Las ballenas azules pigmeas se pueden observar desde Dili todos los años entre septiembre y diciembre.

Trazando melodías de ballenas

Para el estudio, los investigadores utilizaron datos acústicos de una red de sensores submarinos desplegados en el Océano Índico por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO). Los dispositivos, conocidos como hidrófonos, fueron diseñados originalmente para detectar pruebas nucleares no autorizadas. Pero también graban los sonidos de mamíferos marinos como las ballenas azules pigmeas.

"El canto de la ballena es un rango de muy baja frecuencia que captan estos dispositivos de escucha bajo el agua", dice el Sr. Truong. "Sus sonidos suelen oscilar entre cero y 100 hercios, que es más bajo de lo que podemos detectar con nuestros oídos".

Se estima que hay alrededor de 10 poblaciones diferentes de ballenas azules pigmeas acústicas, la subespecie más pequeña de la ballena azul, en el hemisferio sur, cada una con sonidos distintos que los investigadores pueden usar para identificarlas. Si bien la suposición actual es que solo cantan las ballenas macho, los investigadores pueden analizar las canciones para recopilar información sobre las poblaciones y sus movimientos.

"Más llamadas de ballenas azules pigmeas podrían indicar que las ballenas están migrando en mayor número y teniendo más éxito reproductivo", dice el Sr. Truong. "Ahora que estamos fuera de La Niña, la cantidad de llamadas que detectamos puede disminuir, lo que podría significar un período en el que las ballenas pueden no ser tan productivas".

ballena azul pigmea

Imagen: Las ballenas azules pigmeas pueden ser la subespecie más pequeña de ballenas azules, pero pueden crecer hasta 24 metros de largo, casi la longitud de dos autobuses.

La amenaza climática emergente

Los hallazgos pueden tener importantes implicaciones para la gestión de las ballenas azules pigmeas en la región, que históricamente han estado amenazadas por la actividad ballenera comercial.

"La caza una vez llevó a la especie al borde de la extinción, y aunque ahora se están recuperando lentamente, su número no se ha recuperado con fuerza", dice la profesora Tracey Rogers, autora principal del estudio y ecologista de la UNSW Science.

"Desde una perspectiva de conservación, se consideran datos deficientes porque sabemos relativamente poco sobre ellas, por lo que son importantes estudios como estos".

Más información sobre los movimientos de las ballenas puede ayudar a los administradores a predecir cuándo migrarán más ballenas y ayudar a otros usuarios del océano a planificar sus actividades.

"La navegación comercial y la búsqueda de petróleo y gas pueden ser perjudiciales para las ballenas cuando están presentes", dice Troung. "Administrar esas actividades, particularmente durante los años de migración más activos, puede ayudar a reducir las colisiones con estos animales a medida que pasan nadando".

Si bien ya no están en declive, los investigadores dicen que el cambio climático también se perfila como una amenaza creciente para las ballenas azules. A medida que el océano se calienta, podría cambiar la disponibilidad de fuentes de alimentos como el krill, que los investigadores sospechan que puede ser el principal impulsor de si las ballenas emprenden la migración.

"No solo estamos viendo los impactos del cambio climático en el paisaje terrestre, sino también en los océanos y los animales dentro de ellos", dice el profesor Rogers. "La ciencia sugiere que veremos eventos de La Niña más frecuentes. Esto probablemente afectará la disponibilidad de alimentos para estas grandes ballenas y quizás ponga más estrés en la recuperación de la población".

Los investigadores dicen que se necesita más investigación para comprender el impacto de los cambios en la disponibilidad de alimentos durante los años de La Niña. También planean analizar datos más recientes para determinar si el reciente evento de triple caída de La Niña afectó aún más las llamadas de ballenas.

"El clima está cambiando con bastante rapidez, y la pregunta es si los animales como la ballena azul pigmea pueden adaptarse a estas condiciones a largo plazo", dice el Sr. Truong.

El estudio fue publicado en Frontiers in Marine Science: La Niña conditions influence interannual call detections of pygmy blue whales in the eastern Indian Ocean

Etiquetas: CantoBallenaLa Niña

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo