updated 11:50 AM CEST, Oct 19, 2017

Más de una docena de cocodrilos se acercan para devorar una ballena muerta

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cocodrilos devoran cadáver de una ballena

Parecen pequeños lagartos comparados con el tamaño de la ballena

En virtud de su titánico tamaño, las grandes ballenas - las especies barbadas más el cachalote dentado - se convierten después la muerte en colosales buffets de carne. Obviamente, esos buffets son en su mayoría consumidos en alta mar, a veces se convierten en bonanzas flotantes para los tiburones: grandes blancos, tiburones tigre, incluso grandes blancos y tiburones tigre juntos [PDF].

Los cadáveres de ballenas hundidos también apoyan redes enteras de comida abisal de carroñeros y cazadores de carroñeros [PDF]. (Los hábitats temporales de carne y huesos creados por la "caída de las ballenas", como se conoce en el fenómeno, albergan a cientos de especies [PDF], haciéndolos similares a los respiraderos hidrotermales en términos de puntos calientes de biodiversidad de aguas profundas).

A veces, sin embargo, las corrientes y las mareas conspiran para arrastrar a las ballenas muertas a tierra. (Espera, deja de leer esto y mira un momento el documento de Sarah Keartes de Earth Touch, en detalle cercano, con chorros de sangre y burbujas de gas, lo que parece y, más crucialmente, huele). Cuando esto sucede - y si los seres humanos no deciden ir todos a despiezar la ballena o no explota - los carroñeros terrestres pueden entonces entrar felizmente en acción (ojo al vídeo contiene imágenes desagradables para algunos).

¿Qué otra cosa más que una gran ballena podría atraer a más de 200 osos polares - los carnívoros más grandes en tierra - para una épica comilona, como sucedió recientemente con una ballena de Groenlandia encallada en la isla de Wrangel en el Ártico ruso? Los osos pardos y los lobos grises en el sur de Alaska son, también, felices campistas [PDF] cuando los podridos leviatanes aparecen en su camino. Y es bastante impactante ver a un oso pardo de Alaska, otro de los más terribles comedores de carne terrestres, alimentarse del depredador más grande del planeta (descontando filtro-alimentadores): un cachalote.

Con ese maloliente preámbulo, he aquí un vistazo a otro festín de ballena documentado recientemente a lo largo de la costa de Kimberley de Australia Occidental.

John French, un piloto de Helicópteros KAS, estaba volando a lo largo de los 80 kilómetros de Montgomery Reef, cuando vio un peso pesado en la playa de dramáticas mareas de ese banco costero: el cádaver de una ballena jorobada, que fue a encontrarse con su creador. También vio algo más: un solo cocodrilo de agua salada saltando sobre la jorobada.

Al día siguiente, el piloto voló de regreso a la ballena muerta en compañía del propietario de Helicópteros KAS, Adrian Crook, y un grupo de turistas. Para entonces, aquel solitario cocodrilo se había ido convirtiendo en toda una congregación.

"Volamos hacia abajo para echar un vistazo y contamos a 14 cocodrilos, incluyendo dos que salieron del vientre de la ballena", explicó French a la ABC. Junto a su inusual comida, los cocodrilos de más de tres metros parecían diminutos en las fotos que hicieron los espectadores aéreos.

Y no es difícil imaginar cómo podrían haberse propagado las noticias de la ballena varada. "[Era] apestoso", añadió French. "Era como sopa de ballena... y los cocodrilos estaban en su elemento".

Las fluctuaciones de las mareas en el arrecife de Montgomery pueden exceder diez metros, y cuando el oleaje logre recuperar finalmente la montaña de carne de la jorobada, probablemente se convierta en una comida similarmente popular en alta mar. "Cuando llegue la marea, los tiburones lo harán muy duro", pronosticó French.

Mientras tanto, tales reuniones de recolección masiva parecen proporcionar una oportunidad especial para que interactúen múltiples cocodrilos adultos. Debido a la gran cantidad de alimentos que proporciona una ballena muerta, la agresión intraespecies entre los carroñeros tiende a ser mínima: después de todo, hay mucho por aprovechar.

Lo demuestran las observaciones de tiburones blancos que comunmente se alimentan en el mar de los cadáveres de las ballenas, ya que se una orden de jerarquía discernible parece mantener el ambiente amistoso entre los peces que comen grasa. Incluso se ha postulado que los festines de ballenas muertas, al invitar a grandes blancos maduros a reunirse (y tal vez conducirlos hasta niveles de excitación), podrían ayudar a facilitar el apareamiento de los tiburones.

Puede ser raro que los seres humanos se encuentren con esta vista, pero los cocodrilos que periódicamente se alimentan de cadáveres varados de ballenas, probablemente lo han estado haciendo por mucho tiempo: al menos 20 millones de años más o menos, sugiere el registro fósil. En otras palabras, una antigua tradición, aunque impredecible.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar