Clicky

Este extraño pez con una armadura de dientes se fija a las rocas con una ventosa

(0 Votes)

chuparrocas espinosos en un acuario

Los machos se anclan en su lugar hasta por ocho semanas mientras protegen un nido de huevos

El Acuario Shedd de Chicago recientemente dio la bienvenida a un grupo de chuparrocas espinosos del Pacífico (Pacific spiny lumpsuckers en inglés, conocido en español como pez grumo espinoso del Pacífico), un pez tan extraño que el hecho de que sea malo nadando es quizás la tercera cosa más extraña.

Lo primero más extraño sería que está cubierto de dientes en lugar de escamas, de ahí lo de "espinoso". Lo segundo más extraño: sus aletas pélvicas se han convertido en una ventosa, de ahí lo de "chuparrocas".

Armado hasta los dientes

Las escamas sirven como una especie de armadura para los peces. Los grumo espinosos (Eumicrotremus orbis) llevan ese concepto un paso más allá, luciendo protuberancias espinosas que alguna vez se pensó que estaban hechas de queratina, la misma sustancia que se encuentra en el cabello y las uñas humanas, pero investigaciones recientes han revelado que es esmalte.

dientes del chuparrocas espinoso

Imagen: Chuparrocas cubierto de protuberancias similares a dientes hechas de esmalte. (Acuario Shedd)

De esa manera, los grumo espinosos se asemejan a los tiburones, cuya piel está cubierta con dentículos dérmicos planos en forma de V (también conocidos como "pequeños dientes de piel"). Sin embargo, ahí es donde termina la similitud entre los dos peces. Los dentículos reducen la resistencia para que los tiburones puedan nadar más rápido. Mientras que los grumo espinosos, bueno...

Sobre sus habilidades de natación

En ocasiones, en comparación con las pelotas de golf o de ping-pong, los chuparrocas tienen una forma rotunda que es la antítesis de la elegancia hidrodinámica típicamente asociada con los peces. Son nadadores lentos y no particularmente expertos, y se cree que sus filas blindadas de púas dentadas proporcionan un amortiguador durante las colisiones. El pez se basa en un camuflaje efectivo para evitar ser detectado por los depredadores. A veces, es mejor que los chuparrocas se queden quietos, lo que nos lleva a...

Pegar el aterrizaje

ventosa en el chuparrocas espinosoImagen derecha: Ventosa pélvica de un chuparrocas (Acuario Shedd)

Esa ventosa en la parte inferior es una adaptación evolutiva que permite que los chuparrocas se adhieran a rocas, algas marinas o cualquier otra superficie útil para evitar ser arrastrados por las corrientes oceánicas. Así es también como los machos de la especie se anclan en su lugar hasta por ocho semanas mientras protegen un nido de huevos. (Las hembras chuparrocas ponen los huevos y luego regresan al mar abierto).

Esta especie es miembro de la familia Cyclopteridae, nombre que significa "aletas circulares" en referencia a la modificación de las aletas pélvicas en un disco de fijación que emplean para sujetarse de distintos sustratos que incluyen rocas, algas, corales e incluso, otros organismos.

Etiquetas: ChuparrocasPez grumoDienteVentosa

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: